Chicos y chicas: Este espacio pretende ser una extensión de la clase, está pensado para que podamos compartir información y recursos para el aula. Trabajemos juntos para que logremos comunicarnos eficazmente por este medio. Espero sus comentarios,
Profesora Nancy Arias

jueves, 10 de abril de 2014

Palabras que explican: los textos expositivos.

Vamos a comenzar a trabajar con los textos expositivos. Trataremos de darte algunas orientaciones para que poco a poco te conviertas en un excelente explorador de textos. Esta habilidad te servirá para comprender más rápido lo que leés y para estudiar mejor.
Recordá del año pasado:
Los textos expositivos son los textos de estudio. Surgen para dar respuesta a distintos interrogantes por lo que su intención es brindar información sobre temas variados. Son los textos que usamos para aprender. Aparecen en manuales escolares, enciclopedias, diccionarios, etc.
Predominan en este tipo de texto las oraciones enunciativas, su registro es formal y suelen emplearse términos técnicos y científicos.
Se caracterizan por ser informativos, explicativos y directivos.
a.- es informativo, porque presenta datos o información sobre hechos, fechas, personajes, teorías, etc.;
b.- es explicativo, porque la información que brinda incorpora especificaciones o explicaciones significativas sobre los datos que aporta;
c.- es directivo, porque funciona como guía de la lectura, presentando claves explícitas (introducciones, títulos, subtítulos, resúmenes) a lo largo del texto. Estas claves permiten diferenciar las ideas o conceptos fundamentales de los que no lo son.


La organización de los textos expositivos

Los subtítulos
Cuando tenemos que estudiar un tema, es conveniente buscarlo en el índice del libro. Una vez que localizamos en qué parte del libro se encuentra, será importante que leamos los subtítulos de cada una de las partes que conforman ese capítulo.
Elegí un tema de alguna materia que estés estudiando en esta etapa.
Recorré las páginas de tu libro que se refieren a la unidad que estás estudiando y leé los subtítulos que encabezan cada parte. ¿Podés adelantar, a partir de la lectura de estos subtítulos, el contenido de cada parte? Intentalo.
Después leé por el libro alguna de esas partes ¿se cumplió lo que habías adelantado?
Los títulos de cada parte de un capítulo de un libro de estudio a veces tienen la forma de una pregunta, otras veces resumen el contenido de la parte que encabezan empleando palabras clave.
Es útil leerlos con atención porque ellos te ayudarán a encontrar la idea principal que se expone en cada una de esas partes y que debés reconocer cuando estás estudiando.
Veamos el siguiente texto sobre los volcanes.
Volcanes
La mayoría de los cambios en la tierra son tan lentos que tardan millones de años, pero el vulcanismo es una excepción. Un volcán puede formarse en días a veces en horas y otro puede explotar y desaparecer convertido en polvo en cuestión de segundos. Porque la tierra que habitamos y que tiene unos 4.500 millones de años, posee una tremenda energía en constante agitación y, al liberarla por intermedio de los volcanes, se desahoga por un tiempo.

¿Dónde estamos parados?
La Tierra tiene 12.756 km de diámetro a la altura del Ecuador. Pero nosotros vivimos sobre una corteza de apenas 70 km de espesor que cubre una masa hirviente de rocas fundidas a temperaturas muy elevadas. Es como una minúscula cáscara de nuez que encierra una bola de fuego.
En efecto nuestro planeta es como una cebolla; está formada por capas superpuestas. En el corazón del planeta está el núcleo interno, que es básicamente de hierro. A pesar de sus 5.000 grados de temperatura, ese hierro se encuentra en estado sólido debido al enorme peso que soporta. Lo rodea el núcleo externo donde hay 3.900°. Más afuera se desarrolla el manto integrado por minerales llamados silicatos. Su parte más superficial, ubicada bajo la delgada y frágil corteza terrestre, es la zona de la formación del magma. Allí se crea el alimento de los volcanes. Este gran caldo de rocas derretidas sostiene la cáscara de la Tierra y la hace moverse lentamente como sobre un tapiz rodante.
Pareciera que vivimos sobre una especie de olla a presión a punto de explotar.
Precisamente los volcanes, que descargan el exceso de energía producida cuando la presión es muy fuerte, actúan como las válvulas de seguridad de esas ollas. Por eso nuestro planeta no explota.

Las placas viajeras
La corteza terrestre no es continua: se compone de siete grandes placas rígidas que resbalan sobre el magma, chocan, se enciman y se separan en un movimiento que no se nota pero que, a lo largo de millones de años, originó montañas y océanos. Cuando dos placas vecinas se enfrentan, la más pesada se desliza bajo la otra y parte de ella se funde en magma. La otra, la más liviana, se monta sobre la primera y sus bordes se rompen. Si se trata de una placa oceánica que se hunde bajo una continental, se forma una cadena de montañas volcánicas a lo largo de la costa como en las costas americanas del Pacífico. Y si se enfrentan, en mar abierto, dos placas oceánicas, se forma una cadena de islas volcánicas como en Hawai.

Lo malo y lo bueno
Las erupciones de los volcanes siembran muerte y destrucción. Pero también cambian el paisaje de tierras y mares y aportan al entorno gran parte del oxígeno, hidrógeno, calcio, cloro, nitrógeno, azufre, cobre y diamantes.
El hombre, que huye de las erupciones, vuelve a levantar su casa en el mismo lugar, pasado el peligro. Es que, gracias a la regeneración que producen los minerales de la lava y las cenizas (potasio, calcio y fósforo), los suelos se tornan más fértiles. Por ejemplo, en la zona del volcán Etna, en Sicilia, crecen olivos a gran altura, y en las laderas volcánicas indonesias, los cultivos de arroz dan tres cosechas anuales.
Lo importante es anticiparse a la erupción. Para ello, hay que conocer a fondo los volcanes, esta es la tarea de los vulcanólogos, que son las personas expertas en volcanes, quienes con trajes metálicos, cascos y calzados de suela muy gruesa, instalan sus laboratorios junto a los cráteres para detectar cuando el volcán está por entrar en erupción.

Causas y consecuencias
En los textos expositivos aparecen frecuentemente las causas y las consecuencias relacionadas entre sí y estas relaciones van armando el texto como un tejido. Releamos el texto Volcanes y veamos algunas relaciones de causa/ consecuencia:
Causa: la Tierra, posee una tremenda energía en constante agitación.
Consecuencia: por eso, al liberarla por intermedio de los volcanes, se desahoga por un tiempo.
Causa: el hierro del núcleo interno soporta un enorme peso.
Consecuencia: debido a ello, ese hierro se encuentra en estado sólido.
Causa: los minerales de la lava y las cenizas (potasio, calcio y fósforo) producen una regeneración en el suelo.
Consecuencia: esa es la causa por la que en la zona del volcán Etna (Sicilia) crecen olivos a gran altura, y los cultivos de arroz de las laderas volcánicas indonesias dan tres cosechas anuales.
Esto te permite darte cuenta de que, a medida que vas estudiando, tenés que ir preguntándote por qué van sucediendo las cosas.
En el texto vas a encontrar palabras que sirven de enlace y que te ayudan a reconocer esta relación. Estas palabras son los conectores.
A veces, causa y consecuencia están expresadas en una misma oración o párrafo. En otros casos se encuentran en distintas partes del texto y hay que leer varias veces para poder establecer esa relación.
Los conectores que establecen la relación causa / consecuencia son varios. Pueden ser palabras: porque, así, como … O frases: esto es así porque, por ese motivo, esto hizo que, dado que, en consecuencia…

Las reformulaciones y los ejemplos.
Un texto expositivo tiene que ser claro y enseñar cosas nuevas para el lector, por eso a veces una misma idea se dice de manera diferente. Este recurso se llama reformulación.
Veamos:
“ ... esta es la tarea de los vulcanólogos, que son las personas expertas en volcanes”.
La segunda parte de la oración reformula o vuelve a explicar un concepto que se dio en la primera parte: qué son los vulcanólogos.
También suele recurrirse a los ejemplos:
“ ... gracias a la regeneración que producen los minerales de la lava y las cenizas (potasio, calcio y fósforo), los suelos se tornan más fértiles. Por ejemplo, en la zona del volcán Etna, en Sicilia, crecen olivos a gran altura, y en las laderas volcánicas indonesias, los cultivos de arroz dan tres cosechas anuales”.
Mediante los ejemplos el lector conoce los lugares en que la gente se vio beneficiada por la acción de los volcanes.

 
La comparación: otro recurso para explicar
En los textos que usás para estudiar, a veces, cuando el tema es un poco difícil, se recurre al empleo de comparaciones con elementos que pueden ser más conocidos por el lector. Por ejemplo, en el texto Volcanes se compara al centro de la Tierra con una olla a presión y dice que los volcanes actúan como las válvulas de seguridad de esas ollas. Por eso nuestro planeta no explota.

viernes, 4 de abril de 2014

Bienvenid@s alumn@s de 3º A Turno Mañana (y los que se quieran sumar)

Chic@s: Este blog, como dice su presentación pretende ser un medio de comunicación entre nosotros, igualmente están invitad@s docentes y alumnos de otros terceros que quieran sumarse a esta propuesta.
Empezamos un poco tarde por esta cuestión administrativa que les referí en clase pero igual vamos a recuperar rápidamente el tiempo perdido.

Para comenzar:
Vamos a utilizar, además de este blog, sitios como los murales colaborativos (yo uso padlet.com pero si algún grupo quiere usar otro no hay problema) prezi.com, powtown.com (éste está en versión beta así que mientras esté en esa situación lo podremos usar libremente).
También vamos a utilizar software como el Corel Draw o el Inkscape (yo prefiero éste último ya que viene instalado en las netbooks en el sistema Linux porque es de código abierto)

Pronto les voy a estar subiendo los distintos materiales que usaremos en cada unidad así como el programa para este año.

Saludos,
Profe Nancy